8 recursos gratuitos para escribir mejor

LibrosNo se puede enseñar a escribir, pero sí se puede aprender. La frase ni es mía ni es nueva, pero resume bastante bien la cosa, la cosa, la Cosa. En los últimos años me he topado con varios recursos interesantes para aquello del cómo escribir bien, cómo escribir mejor y, digo yo, ¿por qué no compartirlos? ¿POR QUÉ? Trucos, consejos, claves…llámalo X. Se trata de textos, vídeos, y algún libro, centrados en aspectos muy concretos del juntaletrismo: redactar cuentos, novelas o guiones de cine, y construir personajes vivos y diálogos realistas (poesía no, eso es otro cantar). Herramientas que, a pesar de estar orientadas a ámbitos distintos de la creación (cine, televisión, novela, cuento), hablan el mismo idioma. Sea en el soporte que sea, al fin y al cabo escribir ficción literaria siempre consistirá en juntar palabras y dotar al conjunto de belleza, sentido, consistencia, originalidad, sustancia y, ante todo, ______ (sustantivo a elegir). Ni que decir tiene (pues no lo digas ¿no?) que nadie debería soñar con soñar con escribir bien tras leer este post, que no es nada más que una lista somera, escueta y, por supuesto, ni excluyente ni definitiva, de contenidos que me han llamado la atención. Todos podemos escribir mejor pero, ah, afortunados aquellos que, además, son capaces de hacerlo bien.

1. Curso de Literatura Europea. Vladimir Nabokov.

Lo pongo aquí porque lleva meses colgado en el portal Scribd (bastante escrupuloso con temas de copyright, derechos de autor, etc), lo que me lleva a pensar que algún cauce legal habrán encontrado para que nadie lo haya denunciado/retirado. No obstante, la compra del libro (tengo la edición de RBA, 30 euros (y los vale)) es más que recomendable. Extenso manual potencialmente subrayable, citable, fotocopiable. El ruso analiza hasta el desbroce (no deja ni las miguitas) el estilo de los eternos Mansfield Park de Jane Austen, Casa desolada de Charles Dickens, Madame Bovary de Gustave Flaubert, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson, Por el camino de Swann de Marcel Proust, La metamorfosis de Franz Kafka y Ulises de James Joyce. A mi humilde entender, lo más valioso de este libro de cabecera-Biblia es la manera en que Nabokov explica las intenciones que hay detrás de cada recoveco; qué es lo que pretende transmitir cada escritor con tal personaje, escena, ambientación o diálogo.

2. Anatomy of story: The complete film courage series, John Truby

Cerca de hora y media de certeros consejos dirigidos a todo aspirante a guionista y, reitero, a todo aquel que pretenda escribir ficción. Interesantes reflexiones de John Truby, experimentado guionista y profesor de guión, en las que detalla qué es lo que hace a una historia diferente, fresca y atractiva. El único aspecto negativo de este vídeo es que quizás está demasiado enfocado al mainstream cinematográfico y a la consecución de una fórmula que garantice también la viabilidad económica de la propuesta. Como todos somos mayorcitos, podemos desechar los consejos orientados al starbiz de Hollywood y quedarnos sólo con lo que nos interese.

3. Robert McKee

“Independientemente de la complejidad de la psicología de tu personaje y de lo emocionalmente persuasivo y profundamente significativo que sea el diseño de tu historia, si tus personajes no son capaces de hablar de un modo que sea fiel a su naturaleza, fiel a los conflictos que están viviendo, fiel y creíble a los oídos de los espectadores o el lector, en otras palabras, si tus diálogos son basura, toda tu maravillosa narración y toda la complejidad de tus personajes serán enterrados bajo la banalidad de los diálogos.”

De acuerdo, otro guionista de Hollywood, pero, de verdad, si le dedico un punto es porque el hombre lo merece. No he visto a nadie pontificar con tanta claridad y rotundidad acerca del oficio de escritor. Tiene consejos que son oro y perfectamente aplicables más allá del cine. Ejemplo de ello son los magníficos Ten traits of faulty dialogue (Diez características de un diálogo fallido) o Bad writers have nothing to say (los malos escritores no tienen nada que decir). A diferencia de su colega de oficio del punto anterior, el bueno de Robert detesta todas las producciones palomiteras tipo Transformers o Avatar. Aquí tienen una entrevista de una hora muy entretenida, y, en total, casi 50 vídeos con más de diez horas de Robert McKee. En serio, no me canso de Robert McKee. Robert McKee por un tubo, lo quiero de abuelo. Probablemente lo mejor será que el lector introduzca el nombre del guionista en Google/Youtube y que sea él el que escoja con lo que quiere quedarse. Si les gusta su estilo, también les recomiendo a Richard Walter.

4. Guía express para escribir mejor, de Carlos Salas.

No es más que un enlace a una página que a su vez recopila nueve breves consejos a modo de anticipo publicitario de un libro que, es justo remarcar, sólo cuesta 89 céntimos. El título Trucos para escribir mejor (“trucos”…como si esto fuese un videojuego) echa para atrás tanto como su subtítulo (“Consejos que no aparecen en Google”), pero al César lo que es, etc: es un libro que aporta y que encaja en este post. Está enfocado a todo tipo de plumíferos (periodistas, publicistas, presidentes de comunidad de vecinos…) y aporta claves esenciales para soltar morralla mental y lastre textual para ir al grano y sin aburrir (otra cosa es que este blog a veces se los salte). Ejemplo: “Trata de quitar palabras que tengan más de tres sílabas” (…) no recurras siempre a usar los adjetivos de dos en dos…

5. Libros

Vale, no es gratuito, pero casi. Y no me refiero a la descarga de libros pirateados ni pedefes o epubs guarros. Basta con insertar en Google el título del libro junto a la palabra “citas”, “frases” “quotes” o “quotations” y paladear algo de miel. Y si les gusta, pues a su librería más cercana. Libros de este tipo hay muchísimos, estos son algunos de los que he leído ultimamente y de los que hay alguna cosita disponible en Google. Insisto en que esta lista no aspira a nada más que a informar, no categorizar o resumir.

  • Mistery and manners: Occasional prose, de Flannery O’Connor. Difícil de encontrar en castellano, Naturaleza y finalidad de la narrativa (The nature and aim of ficition). Una famosa charla donde la autora le dedicó a Gustave Flaubert unos ingeniosos y elogiosos comentarios sobre su prosa que descubrí gracias al blog el mono lector y cuyo contenido enlazo.
  • Cartas a un joven novelistaMario Vargas Llosa. “Éste no es un manual para aprender a escribir”. Pues no lo parece, Mario.
  • París era una fiesta, Ernest HemingwayDice Enrique Vila-Matas que no se habría convertido en escritor de no ser por este libro. Y lo cierto es que a uno le entran ganas de hacer lo propio cada vez que lee al bueno de Papa sentado en su cafecito del café Saint Michel con su buen ron, su buena mirada seductora perdona mujeres, con papel en la mesa y lápiz en ristre. Es un libro de memorias pero también un libro muy inspirador gracias al relato íntimo de Hemingway acerca de como se sentía (y cómo trabajaba) aquellos días pobres pero felices en los que comenzó a dedicarse de lleno a la escritura de ficción.
  • Cómo no escribir una novela, de Howard Mittelmark y Sandra Newman. Sé que la inclusión de este libro chirría un poco entre tanta pluma magna, pero el caso es que lo descubrí hace unos años enterrado entre tomos de biblioteca y le tengo un especial cariño. Los autores (de profesión editores) simplemente juegan, con cierto humor, a poner ejemplos de calamidades que deben hacerse si se pretende escribir no ya un texto atractivo, sino algo digno del aprobado raspado. Los mínimos puros y duros.
  • El guión, Robert McKee. Ya le he dedicado demasiados elogios a este buen hombre en el tercer punto. Digamos que este es su Libro (en mayúsculas).
  • Escribir ficción, Gotham Writers Workshop. Compendio de técnicas y consejos de la que, dicen, es la mejor escuela de escritura creativa de Estados Unidos.

6. Novel Revision: Craft a Story Readers Can’t Put Down. Writer’s Digest

No es más que un vídeo de hora y cuarto en el que se desgrana el puro A-B-C de toda narración de ficción con pretensiones. Personajes, ritmo, escenas…lo que debe haber. A pesar de la voz rancia, el powerpoint cutre, y el aroma caducado de años noventa, lo pongo porque es un ejemplo perfecto del “para romper las reglas primero hay que conocerlas”. Puede que resulte básico y encorsetado, pero aporta. Algo.

7. Talleres literarios de escritura creativa

Que no, que es broma. Yo nunca he asistido a uno, pero existe la opinión bastante generalizada de que son un fraude, estafa, engaño, timo, etc. Es un tema que cíclicamente vuelve a ponerse de actualidad. Ayer mismo, la web de Babelia (también Revista Eñe) publicó una interesante entrada a raíz de las declaraciones en el Festival de Literatura Independiente de Bath del novelista británico Hanif Kureishi, que declaró que dichos talleres “son una pérdida de tiempo”. La cosa tiene miga porque el propio Kureishi es profesor de escritura creativa en la Kingston University. Marujeos a un lado, si he puesto este punto es para recomendar el mejor texto que jamás he leído sobre el tema. Se trata de la entrada del blog de Félix Chacón Curso on line gratuito de escritura creativa: primera y última clase.

8. Leer

Fue Ryszard Kapuscinski quien dijo aquello de que “para producir una página, debimos haber leído cien” y me parece que en eso se resume muy bien todo. Quizás podrían haberse ahorrado el post. Leer, leer, leer, leer, y volver a leer, leer, leer leer.

8+1. Escribir

Escribir y volver a escribir, escribir, escribir, escribir, y volver a escribir, escribir, escribir.

Y volver a escribir, escribir escribir, escribir, escribir….