10 lanzamientos editoriales de 2016

Libros de 2016

No son ni los mejores libros de 2016, ni los libros más prometedores de 2016, ni los libros que tienes que leerte en 2016. Son solo 10 lanzamientos editoriales de 2016 que queremos leer. El orden no sigue ningún criterio:

Don DeLillo, Zero K | Seix Barral

Su editor en EE UU dice que es el libro más ambicioso de Don DeLillo desde su colosal Submundo, de 1997 (novela que en Pollito Libros hemos disfrutado, pero de la que aún estamos haciendo la digestión, tratando sin éxito de escribir algo que lo iguale en dignidad). Su editorial en España dice que “recupera las grandes obsesiones del autor -el terrorismo, las hambrunas, los desastres naturales- y las contrapone a una celebración de la vida”. Y nosotros simplemente decimos que se habla demasiado poco de Don DeLillo para lo enorme que es.

Jesús Carrasco, La tierra que pisamos | Seix Barral

Fue el pelotazo del 2013. El libro para el que se inventaron nuevos idiomas con tal de engordar la lista de contratos de traducción cerrados. Tras Intemperie, debut literario escandaloso, la presión no es poca: ¿podrá un libro ambientado nuevamente en la España rural igualar el estruendo de aquella cabritilla breve, intensa y repleta de tecnicismos y narrativa impecable? En su día, Carrasco se comprometió a entregarle a su editor el mejor libro que fuese capaz de escribir. Prueba de fuego.

Svetlana Alexiévich, Los muchachos del zinc | Debate

De vez en cuando, hay un año tonto en el que uno tiene el pálpito de que sí que habrá que hacerles algo de caso esta vez a los de Estocolmo. No todos los días le dan el Nobel a una periodista. Este jugoso libro nos cuenta la crónica de una década de enfrentamientos de soldados rusos en Afganistán durante un despliegue militar cuya existencia ni siquiera la madre patria reconocía en público. Si a eso le sumamos que el The New York Review of Books habla de “obra maestra del reportaje” y “probablemente su mejor libro”, Los muchachos del zinc parece el libro idóneo para estrenarse con Svetlana Alexiévich.

Enrique Vila-Matas, Porque ella no lo pidió | Lumen

Un nuevo Vila-Matas siempre es una celebración. Aunque aquí la fiesta vaya a durarnos poco más de cien páginas, Porque ella no lo pidió marcará un nuevo paso en ese baile entre ficción y realidad con el que el catalán lleva toda su vida cimentando su trayectoria profesional (con mención especial a El mal de Montano. Si en Kassel no invita a la lógica nos enterábamos de que Vila-Matas había sido por unos días una instalación artística en un restaurante chino, ahora la vida vuelve a llamar a su puerta para regalarle una trama que, paradójicamente, hace referencia a esto mismo: escribir lo que se vive-vivir lo que se escribe. Habla el autor: “Es el rizar el rizo de la ficción y la realidad, porque presento como ficción lo que ocurrió, de pe a pa, en la realidad: el encargo que me hizo la artista francesa Sophie Calle para que escribiera una historia para ella vivirla”. Paralelamente, en Seix Barral saldrá el ensayo Mariebad eléctrico, nacido para acompañar a una exposición en el Pompidou sobre Dominique Gonzalez-Foerster.

Rafael Chirbes, París-Austerlitz | Anagrama

Rafael Chirbes entregó a tiempo su último libro al editor y, también, Rafael Chirbes dejó inconclusa su última obra. Ambas ideas parecen compatibles en el último Babelia. La primera, a cuenta de Carlos Zanón (“la dio por finalizada hace meses), y la segunda, firmada por Manuel Rodríguez Rivero (“dudo mucho de que el escritor -cuya minuciosidad y rigor eran proverbiales- lo diera por terminado del todo”). Sea como sea, el último Chirbes es lectura obligada, más aún cuando se nos dice que se trata de un libro que ha tardado 20 años en salirle y que poco tiene que ver con el tono de los recientes y triunfantes Crematorio y En la orilla. Historia de amor prohibido.

Truman Capote, Relatos tempranos | Anagrama

Hace poco más de un año que a Truman Capote le aparecieron 20 cuentos y 12 poemas de cuando era chaval. Dicho así, esto apestaría a un último intento de hacer caja (si es que de verdad algún día dejan de dar dinero los geniales Música para camaleones y A sangre fría. Cuando luego lees que Capote ya trabajaba en The New Yorker con 17 años, la cosa cambia.

Alberto Olmos, Guardar las formas | Random House

¿Por qué lo mejor de Hemingway son los cuentos? ¿Por qué Borges nunca escribió ficción de más de diez páginas? Los hay Tolstois y los hay que se lucen en las distancias cortas. Alberto Olmos, cuya primera y breve novela (A bordo del naufragio) es más que brillante, es un autor de esos que lanzan un escupitajo en cada línea. Después de disfrutar los interesantes textos/posts de Trenes hacia Tokio, (por no hablar de lo que hemos disfrutado con Alabanza y Ejército Enemigo) su estreno en el género de los relatos es prometedor.

Haruki Murakami, El elefante desaparece | Tusquets

Gentes tristes, relaciones sexuales rarunas, gentes calladas, gatos y acontecimientos extraños. Y tristes. El cóctel Murakami uno se lo aprende con el segundo libro y, con todo, sigue sin cansar. “¿Pero cuántos libros tiene este hombre?” es una de las preguntas más sencillas de escuchar cerca de las mesas de novedades durante esos no pocos meses en los que Tusquets vuelve a poner en marcha la imprenta. Tras los recientes recopilatorios de relatos de Después del terremoto y Hombres sin mujeres de 2013 y 2015, ya será posible encontrar en castellano todos los cuentos de Haruki Murakami con la publicación de este volumen (y de Sauce ciego, mujer dormida en 2009).

Javier Cercas, El punto ciego | Random House

Lo de transgredir (que no agredir) siempre está bien, más aún en el mundo de la literatura. Que alguien tan en el candelero como Cercas (sobre todo desde aquel juego de realidad novelizada de Anatomía de un instante, o cada cierto tiempo con sus salidas de carril en El País Semanal (ayer, la última)) publique un ensayo sobre el estado actual y el futuro de la narrativa tiene un punto muy seductor. La editorial habla de tres ejes: una “originalísima” teoría sobre la novela (miedo nos da), una definición y vindicación de algunos rasgos de la novela del siglo XXI y, para terminar, una reflexión “sobre el sentido actual de la novela, del novelista y de la incierta y desprestigiada figura del intelectual”. Esto último, además de al clásico y cíclico sollozo de suplemento cultural, suena mucho a Naturaleza de la novela, de Luis Goytisolo.

Fulanito Cetano Adams, El Pelotazo | Libros Hermanos El Carajal de Osuna

Alberguemos la esperanza de que la gran sorpresa literaria de 2016 sea una que no figure en la alineación titular de ningún editor. Alberguemos la esperanza de seguir siendo sorprendidos.